6.03.2005

nadie deberia trabajar

Me encontré con este texto mientras me lamentaba de esta terrible noticia. En realidad es buena para la causa, porque da pie a que los grupos puedan refugiarse en la U en caso de cualquier eventualidad, sin olvidar por supuesto que el campus puede representar un sitio de dialogo, un foro para la comunidad y toda es hierba que dice este señor; pero honestamente, tengo que confesar que ir a ese sucio lugar es para mi una tortura. Razón por la que este texto me resulta tan atractivo y por qué no, hasta razonable.

Los liberales dicen que deberíamos acabar con la discriminación en los empleos. Yo digo que deberíamos acabar con los empleos. Los conservadores apoyan leyes del derecho-a-trabajar. Siguiendo al yerno descarriado de Karl Marx, Paul Lafargue, yo apoyo el derecho a ser flojo. Los izquierdistas favorecen el empleo total. Como los surrealistas -- excepto que yo no bromeo -- favorezco el desempleo total. Los Troskistas agitan por una revolución permanente. Yo agito por un festejo permanente. Pero si todos las ideólogos defienden el trabajo (y lo hacen) -- y no sólo porque planean hacer que otras personas hagan el suyo -- son extrañamente renuentes a admitirlo. Hablan interminablemente acerca de salarios, horas, condiciones de trabajo, explotación, productividad, rentabilidad. Hablarán alegremente sobre todo menos del trabajo en sí mismo. Estos expertos que se ofrecen a pensar por nosotros raramente comparten sus ideas sobre el trabajo, pese a su importancia en nuestras vidas. Discuten entre ellos sobre los detalles. Los sindicatos y los patronos concuerdan en que deberíamos vender el tiempo de nuestras vidas a cambio de la supervivencia, aunque regatean por el precio. Los Marxistas piensan que deberíamos ser mandados por burócratas. Los anarco-capitalistas piensan que deberíamos ser mandados por empresarios. A las feministas no les importa cuál sea la forma de mandar, mientras sean mujeres las que manden. Es claro que estos ideo-locos tienen serias diferencias acerca de cómo dividir el botín del poder. También es claro que ninguno de ellos tiene objeción alguna al poder en sí mismo, y todos ellos desean mantenernos trabajando. Debes estar preguntándote si bromeo o hablo en serio. Pues bromeo y hablo en serio.

Vivimos tan cerca del mundo del trabajo que no vemos lo que nos hace. Tenemos que basarnos en observadores externos de otros tiempos u otras culturas para apreciar el extremismo y la patología de nuestra posición presente. Sócrates dijo que los trabajadores manuales suelen ser malos amigos y malos ciudadanos, porque no tienen tiempo de cumplir con las responsabilidades de la amistad y la ciudadanía. Tenía razón. A causa del trabajo, sin importar lo que hagamos, nos la pasamos mirando los relojes. La única cosa "libre" sobre el llamado tiempo libre es que no le cuesta nada al jefe. El tiempo libre está dedicado en su mayoría a prepararse para ir al trabajo, ir al trabajo, regresar del trabajo, y recobrándose del trabajo. El tiempo libre es un eufemismo para la manera peculiar en que el trabajador, como factor de producción, no sólo se transporta a sí mismo, a sus propias expensas, desde y hacia el puesto de trabajo, sino que además asume la responsabilidad por su propio mantenimiento y reparación. El carbón y el acero no hacen eso. Las máquinas fresadoras y las de escribir no hacen eso. Pero los empleados lo hacen.

La alternativa a trabajar no es el ocio sólamente. Ser lúdico no es ser estático. Aunque valoro el placer de la pereza, nunca es mas satisfactoria que cuando sirve de intermedio entre otros placeres y pasatiempos. Tampoco promuevo esa válvula de seguridad disciplinada y gerenciada llamada "tiempo libre"; nada de eso. El tiempo libre es no trabajar por el bien del trabajo. El tiempo libre es tiempo gastado en recobrarse del trabajo, y en el frenético pero inútil intento de olvidarse del trabajo. Mucha gente regresa de sus vacaciones tan agotada que desean volver al trabajo para descansar. La diferencia principal entre el tiempo libre y el trabajo es que al menos te pagan por tu alienación y agotamiento.

La Abolición del Trabajo | Texto Completo

5 comentarios:

e-ness dijo...

Muy bueno! Lo malo es que "bromea y habla en serio" a la vez :)
No es que tenga, por desgracia, ninguna aplicación práctica, pero como filosofía da gusto leer cosas así, y sobretodo, que haya gente que las piense. Además me encanta que se meta con los comunistas, los capitalistas y las feministas por igual :)

daniel K dijo...

en USA le dicen "downshifters", aquellos que cambian trabajos muy bien pagos pero miserable por trabajos no tan bien pagos pero que satisfacen al espiritu.

to me concidero en esa categoría, lo que no quiere decir que sea facil de hacer..

Foucault dijo...

Nadie debería trabajar para otro, por ejemplo en una empresa tu trabajo no te sirve para nada, simplemente estas haciendo mas rico al dueño, eso no es una buena forma de sociedad, es casi esclavismo.

Hildergarn dijo...

nombre como vas a decir terrible lugar sobre la nacional? diria terrible por la metodologia con que enseñan

wakalani dijo...

me parece terrible el lugar (que dicho sea de paso se está cayendo a plazos), terrible la metodología, terrible la administración... la universidad de panama es un kinder para adultos, insisto, goza de renombre interno pero no mucho mas de ahí.

tu la ves agradable, en serio?.. te fuistes un dia a dar clase a la escuela de historia, a la de geografía, a comunicacion social, a medicina? a lo mejor te refieres al campus de curundu que al menos se conserva (en estructura) a parte de que da gusto ver a los estudiantes de musica revoloteando por ahi con un violin o los de danza dando brincos y demás