1.08.2006

Los dioses deben estar locos*

Me llena de pesar una vez más anunciarles que haciendo gala de mi infinita y basta ignorancia me quedé de piedra cuando me enteré que existía tal cosa como un "santo prepucio", sí, el prepucio de Cristo! qué loco todo! A ver, el cuento va así: resulta que al octavo día de nacido Cristo, fue circuncidado, tal como la moda lo dictaba. ¿Que qué hicieron con el pellejito? Pues da la casualidad que la persona que laceró el celeste capullo, era una viejita que decidió sumergirlo en una botellita de aceite de nardo y se lo entregó a su hijo, un comerciante en perfumes, con la admonición de que no lo vendiera. Pero el joven por supuesto, desobedeció a su madre; y el Santo Prepucio inició así su intrincado vagar por el mundo.
Ahora viene lo bueno, porque aparentemente la primera en adquirirlo fue la María Magdalena, que utilizó el aceite de la botella para ungir los pies y la cabeza del mismísimo Jesucristo. Luego de este episodio, la reliquia desapareció por un montón de tiempo hasta que en el siglo IX, según dicen las malas lenguas, la emperatriz Irene de Bizancio lo entregó a Carlomagno como regalo de bodas. Carlomagno primero lo colocó en el altar de la iglesia de la Bendita Virgen María en Aquisgrán, Alemania y más tarde, lo transfirió a Charroux. En el siglo XII, el Santo Prepucio fue llevado en procesión a Roma. Y en el silgo XIII se ostentaba en la iglesia de San Juan Laterano adosado a una cruz de oro con piedras preciosas. Para que finalmente, después de tanta burocracia, se extraviara nuevamente... qué cosas, no?
Además de sus andanzas seculares, el Santo Prepucio era un artículo de debate escolástico. Supuestamente el «Praeputium Christi» no aludía al órgano genital, y mucho menos, al órgano genital en el enérgico lance
sexual; sino que era una abstracta diadema del Divino Verbo de Dios; un vestigio Suyo, que como tal, participaba de Su divinidad. Eso acarreaba problemas: según la ortodoxia, Cristo había ascendido en cuerpo y alma al Paraíso ¿pero podía asegurarse que lo había hecho íntegramente si le faltaba alguna de sus partes? Y ¿cuando los cuerpos fueran restituidos, antes del juicio final, el prepucio cristiano también sería restituido? Difícil, difícil... entonces empezó todo el mundo a opinar: unos afirmaban que Cristo había adquirido un nuevo prepucio al ascender al cielo, y otros, que le sería devuelto cuando oficiara como Rex Gloriosus durante el juicio final. Pero el campeón universal del premio a la imaginación fue Leo Allatius, un erudito griego del siglo XVI, que estaba convencido que el prepucio había ascendido al mismo tiempo que Jesús y se había convertido en uno de los anillos de Saturno, no es lo más?
Por ser una partícula divina, el Santo Prepucio lo más lógico era atribuirle milagros o el propiciar arrebatos místicos. Su deleitoso aroma, por ejemplo, garantizaba un parto sencillo a la mujeres. De manera que Enrique V de Inglaterra llevó la reliquia a su esposa Catalina de Valois, quien, con mucha desenvoltura, dio a luz a Enrique VI. La mística vienesa Sor Agnes Blanbekin solía comulgar prodigiosamente con el cuerpecillo; lo depositaba en su boca, dulce y pulposo, lo tragaba y de inmediato volvía a sentirlo sobre la lengua; el dulzor del Santo Prepucio se difundía, entonces, por todo su cuerpo, embriagándola en un puro éxtasis divino. Durante una de sus visiones, Santa Catalina de Siena ratificó su místico matrimonio con Jesucristo, con el Santo Prepucio a modo de alianza. Luego de su muerte en 1380, su dedo también fue exhibido como reliquia; los más piadosos juraban distinguir un anillo invisible que lo ceñía.
A principios del siglo XVI el Santo Prepucio reapareció; pero para entonces, ya no era uno sino muchos y una veintena de ciudades se disputaban su genuina posesión. Entre ellas: París, Brujas, Conques, Metz, Puy, Amberes, Nancy, Roma, Charroux, Besanson, Bolonia, Calcata, Hildesheim, Burgos, etc. En Charroux, incluso se creó ad hoc La Hermandad del Santo Prepucio con el fin de custodiarlo.
Hacia fin del siglo XIX, sin embargo, la política de la iglesia acerca del culto de las reliquias y en especial la del Santo Prepucio, se fue haciendo cada vez más adversa. El 3 de diciembre de 1900 La Sacra Congregación para la Doctrina de la Fe expidió el Decreto 37-A. Allí se declaraba que toda persona que hable, escriba o lea sobre el Santo Prepucio sería considerada despreciable aunque tolerada; pero que La Santa Sede se reservaba el derecho a excomulgar a quien lo hiciere en forma escandalosa o aberrante.
Así como la ambición de poseer una fracción de divinidad había multiplicado la más íntima de las reliquias de Cristo; su firme remoción de la ortodoxia, la condenó a una lenta declinación. Finalmente, en 1983 desapareció de la parroquia de Calcata el último ejemplar del Santo Prepucio, que se guardaba en una caja de zapatos.
Más cosas en wikipedia.

*Tan locos como la gente... quizá porque van de lo mismo

7 comentarios:

halfmat dijo...

Sorprendente.. y la experiencia de Sor Agnes Blanbekin y el éxtasis divino.. vaya tela jaja

wakalani dijo...

Parece bochinche y está re largo, pero a que vale la pena seguirle pie y pisada al cuento? :P

e-ness dijo...

Es lo mejor de las religiones: que ellas mismas se dejan en ridículo.

Por cierto, solicito una investigación exhaustiva sobre otra famosa reliquia: la leche materna de la Virgen, que al parecer se cuaja y se descuaja según el momento. Tendrá las mismas propiedades que los yogures BIO? Si me bebo un batido preparado con esta leche... entraré en éxtasis divino?

wakalani dijo...

despachando investigación en el acto!

la verdad es que no tenía idea... pero ya nada supera al santo prepucio. Mientras tanto, tu sigue con el yogurt

Foucault dijo...

En Baudolino, de Umberto Eco, hay una serie de capitulos que hablan precisamente sobre esas reliquias cuya creación era el negocio de mucho cristiano en la era de Barbarroja; interesante historia, como la encontraste?

Mnemosine dijo...

A veces es mejor no preguntar ciertas cosas... Uno se descarga algo de Internet y se encuentra con algo que no buscaba :D.

Como decía un profesor mío con la cantidad de astillas de la cruz de cristo por ahí diseminadas podemos construir un molino.

Amen et nihil obstat

Rutacalipso dijo...

NO HAY UN SANTO CLITORIS?

UN LABIO MENOR ELEVADO A COSA SANTA?

ALGUN HIMEN COMPLACIENTE QUE FUE GUARDADO COMO RELIQUIA DE ALGUNA RELIGIOSA DEVOTA?? ACASO??