12.02.2005

Su mundo

¿Se imagina tener un niño en edad preescolar que de la noche a la mañana no responde a estímulos, no contesta cuando se le habla, no responde su nombre cuando se le pregunta, se queda fijo mirando objetos, no responde adecuadamente a abrazos, ni a mimos y se torna absolutamente ensimismado?

En sala de paidopsiquiatría tuvimos la oportunidad de ver el caso de un chico autista de 17 años que jamás había recibido atención. Creció a suerte de puro instito, porque no ha sido educado ni siquiera para controlar sus esfínteres o al menos avisar cuando tiene necesidad de un baño. Durante la hospitalización es mantenido en una sala de aislamiento. Allí, pasa el tiempo consigo mismo, de vez en cuando emite sonidos extraños, se autoagrede o destruye lo que tengo a mano. Hace unos días las enfermeras contaban que se había puesto violento. Por esas casualidades de la vida, a alguien en la sala se le ocurrió pensar que tal vez le pasaba algo orgánico, y dieron y dieron hasta darse cuenta que estaba constipado con una impactación fecal considerable. Luego de la administración de un enema de limpieza, todo volvió a ser paz...

Definido como una discapacidad del desarrollo en la que se afecta la comunicación y las relaciones sociales y afectivas del individuo, el autismo es un síndrome impresionante, pero también impresiona todos los logros que pueden obtenerse una vez que al paciente lo han educado tempranamente, y aunque sepamos que será autista toda la vida, se puede mejorar su calidad de vida y enseñarle nuevas habilidades con la intención de hacerlo más independiente.

En ocasiones, estos niños, además de ser autistas, tienen algún otro trastorno del desarrollo (retraso mental, motriz, Síndrome de Down, etc.) o bien, pueden ser lo que se conoce como el autista clásico. A diferencia de los mitos que las novelas y películas recientes nos han hecho creer, solo un pequeño segmento de los autistas llega a mostrar alto grado de inteligencia y aunque no es válido decir que tienen un retraso mental, su falta de aprendizaje se hace evidente, debido precisamente, a la falta de comunicación. Después de intensas horas de trabajo con los terapistas idóneos, hay quienes aprenden a hablar perfectamente, pero no lo harán siempre que sea necesario, sino cuando así lo consideren.

Pero, ¿qué causa el autismo? aunque no se ha definido una sola causa, aparentemente se trata de un síndrome multifactorial que se ha asociado a alteraciones genéticas involucrando cualquier cantidad de cromosomas.

Algunas de las siguientes características a considerar en niños autistas pueden ser observadas de forma leve a severa:

  • Problemas de la comunicación (por ejemplo, el uso y comprensión del lenguaje),
  • Dificultad en relacionarse con las personas, objetos, y eventos.
  • El uso de juguetes y objetos de una manera poco usual.
  • Dificultad con los cambios de rutina o alrededores familiares.
  • Movimientos corporales o comportamientos repetitivos.
Más información

Asociación Panameña de Padres y Amigos de Autistas
Autismo desde el National Institute of Neurological Disorders and Stroke

2 comentarios:

S.P.Q.R. dijo...

Esos son los menta`os niños INDIGOS?

wakalani dijo...

No y sí. Lo que pasa es que el concepto de niño índigo está relacionado con mercantilismo y toda esta onda new age, de manera que un niño hiperactivo puede ser un niño índigo, un niño corriente puede ser un niño índigo y un niño autista también podrá ser índigo.
Hay la creencia de que el autista es super dotado, pero no necesariamente. Aparentemente sólo un pequeño porcentaje tiene ventajas intelectuales en una u otra área, mientras que otros tienen un coeficiente intelectual normal o padecen algún retardo.