12.06.2005

¿Será que ya empezamos quemados?

El síndrome de burnout es un tipo específico de estrés laboral que consiste en un agotamiento físico, emocional y mental, causado por el involucrarse en situaciones emocionalmente demandantes, durante un tiempo prolongado.

De este modo, se describe básicamente en profesionales de la salud y educadores, los cuales, en su voluntad por adaptarse y responder eficazmente a un exceso en las demandas y presiones laborales, se esfuerzan de un modo intenso y sostenido en el tiempo, con una sobreexigencia y tensión que originan importantes riesgos de contraer enfermedades y afectar negativamente el rendimiento y la calidad del servicio profesional.


Aparece en el comienzo ansiedad, fatiga, irritabilidad - signos por lo general advertidos no por el mismo profesional sino por colegas, familiares ó amigos- para finalmente sufrir burnout, que puede ser leve, moderado, grave y extremo en su potencialidad de llevar a la muerte. De forma tal que el síndrome se manifiesta en los siguientes aspectos:

  • Psicosomáticos: fatiga crónica, frecuentes dolores de cabeza, problemas de sueño, úlceras y otros desórdenes gastrointestinales, pérdida de peso, dolores musculares, etc.
  • Conductuales: absentismo laboral, abuso de drogas (café, tabaco, alcohol, se fármacos, etc.), Burn Outincapacidad para vivir de forma relajada, superficialidad en el contacto con los demás, comportamientos de alto riesgo, aumento de conductas violentas.

  • Emocionales: distanciamiento afectivo como forma de protección del yo, aburrimiento y actitud cínica, impaciencia e irritabilidad, sentimiento de omnipotencia, desorientación, incapacidad de concentración, sentimientos depresivos.

  • En ambiente laboral: detrimento de la capacidad de trabajo detrimento de la calidad de los servicios que se presta a los clientes, aumento de interacciones hostiles, comunicaciones deficientes.


Así, estamos ante lo que se considera una enfermedad profesional. Los dos métodos terapeuticos más eficaces que se conocen son, las técnicas cogniticvas conductuales y la psicoterapia. Ambas, por su complejidad, precisan del psiquiatra y psicólogo, ambos grupos profesionales, que presentan una incidencia alta...

1 comentario:

viviane dijo...

hola! muy bueno tu post sobre la reapertura. yo soy adicta en grando sumo! me corto las venas si no tengo compu!
besitos