6.02.2005

otra jornada más

Mientras aquí llueve, acá no escampa; entretanto en Banana Republic las aguas tampoco es que sean mansas.

Aún cuando el proyecto ya es Ley de la República desde el medio día de ayer, miles de personas acudieron a la anunciada marcha con destino a la presidencia de la República para exigir la derogación de la misma. Como de costumbre, Martín no estaba ni por ahí y envió a un par de ministros a dialogar casualmente cuando ya la dirigencia se había retirado, por supuesto ahora es válido el argumento de que el pueblo es testarudo y no está interesado en soluciones. Y es que esto está lleno de casualidades, digo yo. El problema de la caja está solucionado coincidentalmente cuando las obras de ensanche del canal hayan podido ser terminadas.

Está de más decir que todo fue pacífico, todas las marchas anteriores LO HAN SIDO. La participación fue masiva, representaciones de todas las provincias hicieron eco del llamado. Grupos campesinos e indígenas recorrieron grandes distancias para porder estar presente, al igual que educadores, trabajadores de la CSS y obreros de la construcción, , la diversidad era evidente a la vez que el clima de camaradería matizaba cualquier tensión en el ambiente.

Partimos del Parque Porras; contrario a lo que pueda verse en otros sitios, donde los manifestantes llevan van con facies de indignacion y enojo, cantando himnos que narran los logros de luchas pasadas y el esfuerzo de anteriores generaciones; acá la gente va muerta de risa repitiendo una rima cualquiera, lo más elaborado: un tamborito o una canción popular con la letra cambiada, cuya contenido principal son insultos, puyas o rambulerías para el presidente, para los legisladores, para el que sea.

La punta de la marcha había llegado a la presidencia, mientras que el cuerpo aún iba por la Plaza 5 de mayo, no quiero ni saber por donde iba la cola. No pasó por la peatonal, (entiéndase frente a los comercios), sino que tomó la Avenida B. Al principio parecía una estrategia de los manifestantes para evitar la excesiva seguridad, pero al regreso un grupo de policías formados bloqueaba el paso al final de la Avenida Central.

¿Y ahora que sigue? Honestamente no creo que podamos seguir en esta espiral de marchas y más marchas. Ghandi, con la onda de paz por delante, desconoció autoridades y sistema, un pueblo cansado y organizado tomó lo que le pertenecía y finalmente la independencia vino. ¿Qué haremos nosotros?

2 comentarios:

Hildergarn dijo...

tengo entendido que mañana habrá otra marcha. No esto muy enterado de la misma pero espero que sea mucho más multitudinaria que la del miercoles.

wakalani dijo...

No escuche nada de marchas mañana, de manera que si no esta muy mediatizada es poco probable que sea masiva.. en todo caso, la invitacion es cordial para que todos participen