11.09.2005

mourir pour sa patrie

Feliz mes de la patria.

No quiero ser belga, ni español, ni estadounidense, ni senegalés, ni chino, ni ecuatoriano, ni…
Por el derecho a no tener nacionalidad

Artículo 15 de la declaración ‘Universal’ de los Derechos Humanos:

Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.

¿Por qué, un ser humano, si “nace libre e igual en dignidad y derechos y, dotado como está de razón y conciencia”, tiene la obligación de tener la nacionalidad de algún estado, y no sólo puede ser, ser humano? Me parece que si tiene ‘razón’ y ‘consciencia’, y además hace uso de ello, se da cuenta de que la base del pensamiento ‘nacionalista’ (como por ejemplo fronteras que sólo dejan pasar a unas personas nacidas en determinados territorios, tener el derecho a una justicia mínima o poder ser bombardeados a voluntad de terceros, o conceptos como la ‘patria común e indivisible’ por la cual uno debe estar dispuesto a morir, hasta el culto a un trapo de colores llamado ‘bandera nacional’, etc.) está basado en la no-lógica, y completamente contrario a la supuesta igualdad ‘en dignidad y derechos’ de todos los seres humanos.

Cuando hablo del pensamiento nacionalista, no estoy hablando del derecho a la autodeterminación de cada pueblo o cada grupo de personas que así lo deciden. Ni del derecho de usar su propia lengua, organizarse como quieren y tomar las decisiones que quieren. Pero del nacionalismo creado y utilizado por los poderes económicos y militares para mantener ciertas estructuras y privilegios y que incluye un pensamiento único basado entre otras cosas en un supuesto pasado casi mítico, un pensamiento racista y discriminatorio (eufemísticamente oculto como la defensa de los intereses nacionales) y el culto a ciertos símbolos ‘nacionales’. En general se suele impulsar este pensamiento nacionalista sobre todo en territorios artificialmente creados, para reprimir las aspiraciones de autodeterminación de grupos dentro del territorio y para mantener las estructuras de poder.

La Declaración de los Derechos Humanos, habla del derecho a tener una nacionalidad, pero en ningún momento indica que eso sea una obligación. ¿Por qué no tenemos el derecho a no ser obligados a tener una nacionalidad?




4 comentarios:

Hombre de Uel dijo...

Todo nacionalismo es malo. Todo aquello que lleve a considerar a unas personas distintas de otras, o a tener unos derechos adquiridos simplemente por nacer 5 metros arriba o abajo de una ralla deberia ser eliminado. Las posturas de yo debo gobernarme a mi mismo porque hace millones de años mi pueblo era distinto al tuyo no tienen ni pies ni cabeza, la raza humana, como un ente, ha evolucionado a base de mezclas y cruces.

La nacionalidad solo deberia servir para sentirnos de algún lugar, y así deberiamos poder decir, yo soy español, si me siento español, o europeo o simplemente conquense. De alli de donde nos sintamos, pero sin por eso despreciar al resto, ni mucho menos luchar contra el porque establece las leyes que nos gobiernan.

Lo siento, no entiendo a los nacionalistas. El mundo se ha globalizado, no tiene sentido querer encerrarnos en sitios pequeños

Ice dijo...

Buen punto!. El Nacionalismo es como una marania de kosas ke van entre tejidas, ser demasiado nacionalista podemos ser hasta racistas egocentristas!!
saludos

dom dijo...

Hola, blog agradable, usted podría visitar mi blog y dejar quizá una bandera panamanian.

Mnemosine dijo...

Llevo estudiando tiempo la posibilidad de hacerme apátrida. Una buena amiga me explico la tramitación necesaria ante la sede de la EU en Bruselas para conseguir serlo.

El único problema es que inmediatamente pierdes todos los derechos sobre cualquiera de las naciones existentes en el mundo, y como ese hombre que vive desde hace no se cuantos años en un aeropuerto, no tienes derecho a ningún tipo de subsidio o ayuda por parte de cualquier gobierno.

Juridicamente es una situación complicada e interesante.

Le mantendré informado.