7.29.2005

bruscas históricas

Leyendo un poco en lo de Foucault, me encontré con el último post en el que plantea la trascendencia que tiene o no tiene el hecho de que hayan asesinado a un americano fuera de América, por error.
Todo el planteamiento me recordó al trillado y olvidado episodio de la «Tajada de Sandía». Me acuerdo que me lo contaron desde los cinco años y desde entonces he oído tantísimas versiones. Prepare su butaca que se lo pienso contar.

  • Antecedentes

    El capitalismo estadounidense entró en el Istmo con paso firme hacia 1850, con la construcción del Ferrocarril de Panamá; sin embargo, desde antes, en 1846, mediante la firma del Tratado Mallarino-Bidlack la República de Nueva Granada le concedía a Estados Unidos de América el derecho de vía o tránsito a través del Istmo de Panamá.

    Desde un inicio, en 1850, se empezaron a dar choques entre los naturales y los estadounidenses, con saldos favorables a los últimos. Es importante destacar que el Artículo 35 del Tratado Mallarino-Bidlack permitía un trato especial hacia los ciudadanos estadounidenses; por otra parte, estos tenían la costumbre de tratar a los latinos y europeos, con excepción de los ingleses, como seres inferiores y de quienes se hacía alarde de tratar mal.

    Todos estos hechos crearon en los istmeños un resentimiento contra los gringos que transitaban a través del istmo en viajes de ida y vuelta a California; eran notables su irresponsabilidad, maltrato, violencia, y sus frecuentes borracheras.


  • El hecho

    Los protagonistas iniciales del incidente ocurrido el 15 de abril de 1856, fueron el estadounidense Jack Oliver y el istmeño José Manuel Luna, cuando el primero
    se negó a pagarle al panameño un real ($0.05) , que era el costo de una rebanada de sandía.

    El hecho dio lugar a una descomunal riña entre estadounidenses y panameños por los alrededores del ferrocarril, con un
    saldo de 16 muertos y 15 heridos entre estadounidenses y 13 heridos entre panameños y hispanoamericanos que hicieron causa común con los istmeños.

    Los informes de ambos gobiernos fueron contradictorios ya que se acusaron mutuamente.
    Estados Unidos no aceptó los testimonios oficiales de los cónsules en Panamá de Gran Bretaña, Francia y Ecuador, quienes acusaban a los estadounidenses de agresores.


  • Y aprovechando la coyuntura... Las consecuencias

    El 18 de julio de ese año Amos Corwine, comisionado especial de Estados Unidos, culpó al Gobierno Neogranadino de ser incapaz de mantener el orden y suministrar protección adecuada, por lo que se recomendaba la
    ocupación inmediata del Istmo.

    Esto motivó una serie de controversias diplomáticas para dilucidar las responsabilidades de estos sucesos, máxime cuando Estados Unidos exigió indemnizaciones para sus coterráneos, lo que dio por consecuencia el Tratado Herrán-Cass, firmado el 10 de septiembre de 1857, mediante el cual la Nueva Granada aceptó su culpabilidad y convino en resarcir la suma propuesta por los estadounidenses de 421 mil 394 dólares. Sin embargo, no fue hasta 1865 cuando tal problema se resolvió definitivamente. Pero, además, el incidente de la tajada de sandía permitió a Estados Unidos poner en práctica, ese mismo año, la cláusula 35 del Tratado Mallarino-Biddlack de 1846. De esta forma se sentó un precedente para una cadena de intervenciones estadounidenses en Istmo a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y del XX; tales como: 1860, 1865, 1873, 1885,1902, 1903, 1914,1925, 1964, 1989.

Que no quepa la menor duda. El incidente además, de un atropello y una desconsideración a la vida y dignidad de los hispanoamericanos que murieron; fue sin duda otro chivo expiatorio más para justificar lo injustificable: intervenciones y abusos que han garantizado la estabilidad de sus propios intereses. Sépalo, no hay mayor terrorista en el mundo que aquél que presenta como política de Estado, una política armamentista, de guerra y muerte, so pretexto de instaurar la democracia; una democracia que ellos mismos desconocen cuando imponen su voluntad caprichosa a todos los pueblos.

4 comentarios:

Borgeano dijo...

Excelente, maravilloso, doloroso post, waka.
Creo que la indignacion no debe cegarnos, y debemos mantener cierta frialdad de animo para poder agregar -aunque sea- nuestro minimo granito de arena.
Un simple post como este es algo, otro mio y otro del que sigue...
No hay que descansar para desenmascarar al enemigo.
No faltara el cobar o el indolente que dira "?Y, que consiguieron con eso?
Quizas nada, podria ser la respuesta, pero al menos se hizo el intento; al menos hemos intentado de hacer algo mas; y al menos eso nos ha ayudado a no tener que hacer nunca una pregunta como esa.

wakalani dijo...

Nuestra historia esta repletísimas de tajadas de sandía, acá con el tema del canal hemos sido objeto de muchos abusos por parte de potencias varias y de gobernantes vendidos.
Y así como acá no dudo que hayan "tajadas de sandía" regadas por toda América.
Gracias Borg!

Foucault dijo...

Estoy seguro que pocos colombianos conocen esa historia, así que desde hace 150 venimos arrodillados a E.U?, bueno, era predecible. U.S siempre nos ha visto como los miquitos del sur y nosotros mismos nos hemos llegado a comer ese cuento, esa es una gran crisis de identidad en A.L. Un saludo

Borgeano dijo...

No solo eso, sino que si hay alguien que tira para los locales (refiriendome, claro, a latinoamerica) ellos enseguida lo cambian por algun titere que hace todo lo que ellos quieren.
Recuerden la seguidilla de gobiernos de facto en toda latinoamerica o vean lo que estan haciendo ahora con Chavez.