7.01.2005

bioqué?

" Noticias absurdas son difundidas diariamente por los grandes grupos transnacionales de la comunicación y la industria del entretenimiento, que promueven las políticas más represivas en materia de propiedad intelectual.
- El hecho increíble de que no puedan usarse imágenes del techo de la Capilla Sixtina pintadas por Miguel Ángel a inicios del siglo XVI, porque, después de su restauración los derechos los posee una cadena de televisión japonesa ,
- o la propuesta de un senador norteamericano de destruir las computadoras que copien música de Internet,
- o que según el Fiscal general de los EEUU su gobierno intenta igualar la lucha contra la piratería a la lucha contra el narcotráfico,
- o la persecución a que es sometido un adolescente noruego por la industria cinematográfica de EE.UU. como consecuencia de haber desarrollado un software que permite reproducir DVDs.
- o que una organización Girls Scouts recibió una carta de la American Society of Composers, Authors ans Publishers, pidiéndole que pague por las canciones que las niñas cantan en sus juegos en el campamento".


Aparentemente lo que se viene tiene pinta de ser aún peor. Ya no hablamos sólo de derechos sobre la
propiedad intelectual de canciones o producciones asociadas al entretenimiento, el asunto se extiende a niveles insospechados. La investigación farmacéutica, por ejemplo, lejos de llenar espectativas filantrópicas, destinan recursos y medios de toda índole para satisfacer intereses y garantizar arcas llenas, independientemente de cualquier necesidad sanitaria. Así por ejemplo, se sabe que las empresas farmacéuticas destinan sus bienes a la investigación casi exclusiva de la variante VIH-1, cuya distribución corresponde a Europa y América principalmente, continentes en donde mal que bien el poder adquisitivo es mayor que en África, donde la incidencia de SIDA es mucho mayor que en cualquier otro sitio, con predominio de la variante VIH-2.
En esta ocasión Silvia Ribero cuenta un poco acerca las espectativas que hay con el proyecto del genoma humano.

La genómica está de moda. No porque vaya a resolver los problemas de salud de la gran mayoría de la gente -provocados fundamentalmente por la mala alimentación, falta de agua limpia y otros factores producto de la explotación y marginación que viven y no por sus genes- sino por las enormes ganancias que las trasnacionales farmacéuticas esperan conseguir al patentar nuevas drogas derivadas de la "farmacogenómica" (drogas diseñadas según la composición genética de los pacientes).
Desde hace un par de décadas, investigadores de universidades de países del norte se dedican a la caza de genes humanos, fundamentalmente de poblaciones indígenas, discapacitados y grupos geográficamente aislados, para descubrir diferencias mínimas en sus genomas que pudieran indicar tendencias a resistir -o ser más propenso- a ciertas enfermedades... la mayor fuente de ingresos de la industria farmacéutica son las drogas para gente sana. Por ejemplo, se investiga con el pretexto de atender la diabetes, pero el resultado se vende 10 veces más como droga para reducir de peso.

La biopiratería humana como espectáculo | Artículo completo.

5 comentarios:

jalberto dijo...

Un blog muy interesante, saludos desde España

wakalani dijo...

gracias por visitar, jalberto.

Heidi dijo...

Estoy de acuerdo con jalberto...muy interesante. Vives en Panama?

wakalani dijo...

exacto :)

Heidi dijo...

Yo tambien = )