6.15.2005

tedio

Nada más patético que estar hastiado. No digo aburrido, hablo de un hastío integral. Pensandolo bien quizá haya algo más patético.

La forma de resolver el problema global del aburrimiento es enamorándose de la tarea que nos ocupa la mayor parte del tiempo que en esta vida pasamos levantados de la cama: trabajar. Quien se entrega con generosidad al trabajo es difícil que conozca el aburrimiento.

Me condenó.


2 comentarios:

daniel K dijo...

muy bueno ese articulo!
aunque yo creo que conseguir que la gente se enamore de los trabajos miserables que hay por alli es dificil..

Foucault dijo...

Los primeros que aprendieron a amar lo que hacen fueron los políticos, acaso no aman robar descaradamente?