2.10.2005

sedición en la red: caso Dog Chow

Un blog venezolano donde denuncian que ciertos alimentos para perros de marca Purina son los responsables de la muerte de sus mascotas por encontrarse contaminados, en el primer post donde explican de donde surge la iniciativa de organizarse dejan este enlace interesante en el que describen el contenido nutricional real de la comida para animales y su origen. Comentan que industria de alimento para mascotas es una extensión dde las compañías que producen alimentos para consumo humano. De manera que nada se desperdicia, lo que se considera no apto para consumo humano, fácilmente pasa a ser comida de mascotas.

El Blog: Victimas de Dog Chow

4 comentarios:

e-ness dijo...

Bueno, hay mucho que decir acerca de ésto... desde luego que intoxicar animales es una salvajada, pero también me toca los hueBos (en este caso no vale, no? :D) que haya gente q esté dispuesta a alimentar perros con comida que salvaría más de una vida en algún otro sitio (que hay perros más sanos que bastantes somalíes!)

wakalani dijo...

O sea que quienes deben consumir el producto son los dueños de las mascotas, si señor...

No, mentira... la verdad es que estoy de acuerdo contigo. hay abusos por todos lados.
Lo que me llama la atención es cómo las corporaciones sacan hasta el más mínimo provecho de las circunstancias. Esto de dejar a los animales lo que no es apto para humanos no solo se da en alimentación, he oído de fármacos por ejemplo que pasan por el mismo proceso...

The Innocent is lost dijo...

Extracto de un tal e-ness:

"que haya gente q esté dispuesta a alimentar perros con comida que salvaría más de una vida en algún otro sitio".

O sea ke tener una mascota es contraproducente para el hambre ke existe en el mundo, por ke le das de comer al animal.

Cuanto anormal hay suelto en este mundo.

wakalani dijo...

La posición de e-ness con su comentario no la puedo aclarar, eso le tocaría a ella. Pero lo que sé es que hay muchos excesos, alimentar a un animal no es que esté mal, pero el cosumismo desmedido por la razón que sea, siempre repercute en los menos favorecidos. De todos modos, si sabes que un perro tiene mejor que un humano, creo que es lógico indignarse, quizá no tanto por el animal, pero sí por el humano.